Películas de momias. Películas de momias.

Las momias, de la piedra Rosetta a la literatura y el cine 

‚ÄúLa muerte es s√≥lo el principio‚ÄĚ.¬†

La momia (1999). 

A partir del siglo XIX, la pasión por Egipto inspiró la literatura de terror, la evolución del imaginario de la momia y su resurgimiento en el cine. Desde sus orígenes hasta la pantalla grande, la momia sigue resonando como un recordatorio del pasado y un símbolo de inmortalidad en el género del terror. 

El renacer de la momia 

El descubrimiento de la Piedra de Rosetta en 1799 por el capit√°n franc√©s Pierre-Fran√ßois Bouchard y su posterior an√°lisis por parte del historiador Jean-Fran√ßois Champollion, considerado el ‚ÄúPadre de la Egiptolog√≠a‚ÄĚ, facilit√≥ la interpretaci√≥n de los jerogl√≠ficos egipcios y, con ello, el acercamiento a sus mitos y tradiciones a trav√©s de sus fuentes historiogr√°ficas y literarias.¬†

El imaginario de la literatura de terror del siglo XIX no fue ajeno al renacer de la pasión por Egipto, e incorporó a sus temas la presencia del personaje de la momia que regresa de la tumba para vengarse de aquellos que se atrevían a violar y saquear sus moradas eternas. 

Quizá este tópico se relacione con el interés de los escritores de la época por expresar su preocupación hacia la banalidad con la que la reciente sociedad industrializada transgredía de manera irreverente y violenta a las antiguas culturas y sus tradiciones más sagradas. Para los egipcios, no había algo más sagrado que la preservación del cuerpo en sus tumbas para alcanzar la inmortalidad en la otra vida, esta idea se encontraba plasmada con claridad en su famoso Libro de los muertos y que se considera el primer texto escatológico de la civilización humana. 

La figura de la momia surgi√≥ cuando la narrativa g√≥tica se encontraba en pleno auge aunada al exotismo propio del romanticismo, y fue Teophile Gautier en 1840 quien puso en circulaci√≥n la figura de este ser sobrenatural en su cuento ‚ÄúEl pie de la momia‚ÄĚ en el que estableci√≥ el motivo de la maldici√≥n de la momia cuando el protagonista vive una serie de infortunios despu√©s de adquirir un pie momificado de una princesa egipcia; m√°s adelante, Arthur Conan Doyle retom√≥ el tema en su relato Ella (1884).¬† Posteriormente, el gran Bram Stoker incursion√≥ en esta tem√°tica con su novela La joya de las siete estrellas (1903).¬†

Las momias en el cine 

Sin embargo, la tendencia sobre el tema disminuy√≥ en los albores del siglo XX, al menos hasta 1922, cuando el arque√≥logo Howard Carter conmocion√≥ al mundo con el descubrimiento de la tumba intacta del joven fara√≥n Tutankam√≥n y hubo un resurgimiento del inter√©s por parte de los apasionados del tema. Pero m√°s que el descubrimiento en s√≠, lo que desempolv√≥ al a√Īejo personaje de la momia rom√°ntica fueron las inexplicables muertes de aquellos que estuvieron involucrados en el hallazgo (con excepci√≥n de Carter) y que reavivaron las creencias en la maldici√≥n de la momia, ya que, desde el patrocinador de la excavaci√≥n, Lord Carnarvon, hasta algunos de los primeros visitantes de la tumba, murieron de manera repentina.¬†

Cartel de la película La momia (1932). 
Cartel de la película La momia (1932).

Estos acontecimientos tuvieron como consecuencia que el naciente séptimo arte retomara el motivo de la maldición de la momia y la convirtiera en un ser vengativo que se distanciaba de la percepción romántica que se tenía de ella. 

La idea de un monstruo que regresaba de la muerte para consumar una maldici√≥n o buscar a su amada se emple√≥ por primera vez en la pel√≠cula La momia (1932) protagonizada por la siniestra personalidad de Boris Karloff en el papel de Imothep, un sacerdote momificado vivo como castigo por intentar resucitar a su amada Ankhesenamon, mismo tema del remake La momia de 1999 que a√Īadi√≥ efectos especiales m√°s elaborados, pero que en esencia planteaba la misma trama y que gener√≥ dos secuelas La momia regresa (2001) y La momia: la tumba del emperador drag√≥n (2007).¬†

Frame de la película La momia regresa. 
Frame de la película La momia regresa.

En el cine, la figura de la momia y su maldici√≥n fortaleci√≥ visualmente los motivos propios que acompa√Īan a las historias sobre momias: la profanaci√≥n de una tumba antigua, la indiferencia e irrespetuosidad de la sociedad moderna hacia lo sagrado, la descuidada lectura de un papiro antiguo o supuesto Libro de los muertos que revive a la momia, la despiadada venganza de este ser sobre quienes lo han tra√≠do a la vida, entre los m√°s comunes.¬†

La fascinación por la inmortalidad 

A pesar de la interpretaci√≥n superficial que solemos hacer del personaje de la momia, Zarzuela y S√°nchez se√Īalan en su Bestiario que m√°s que un ser harapiento y decadente obsesionado con asesinar a sus profanadores, ‚Äúsu drama es mucho m√°s profundo. Se trata de un ser atormentado, casi rom√°ntico, que desea, sobre todo, la muerte final, el descanso final que le negaron los arque√≥logos‚ÄĚ, por otra parte, a√Īaden que ‚Äúes tambi√©n un eterno enamorado, que vuelve del m√°s all√° para recuperar a la princesa que un d√≠a am√≥, reencarnada ahora en una de las estudiosas que investigan su caso‚ÄĚ, como sucede en las producciones actuales.¬†

Con todo lo que ha implicado el oscuro caminar de este personaje y que no ha tenido la misma popularidad que el vampiro o el licántropo, la momia plantea uno de los temores más frecuentes en el ser humano, la muerte, y con ello su deseo interno de perpetuarse después de la muerte. 

Es curioso que incluso los grandes autores que conocemos hoy y que reconocemos como autoridades del género del terror no han profundizado en estudiar la figura de la momia y la consideran como parte de una tradición que no tiene cabida en las preocupaciones del mundo moderno; sin embargo, la momia sigue ahí recordándonos el pasado glorioso de la primera cultura en fascinarse por el tema de la inmortalidad, se presenta como la encarnación de esa fuerza sobrenatural que lucha contra el trato banal de las antiguas creencias. 

Por David Jiménez Ixta

Temas Relacionados:

Deja un comentario