Concepto del ikigai japonés Concepto del ikigai japonés

Ikigai: descubriendo el propósito en lo cotidiano 

¿Alguna vez te has detenido a contemplar el propósito de tu existencia? ¿Te has sentido angustiado porque piensas que no encuentras ese famoso propósito de vida? En el bullicio de ambiciones y logros extraordinarios que a menudo enaltecemos en Occidente, emerge un concepto japonés que propone un giro tranquilizador y más terrenal: Ikigai. 

Ikigai: Un viaje hacia el centro de la vida diaria 

El Ikigai es la delicada armonía entre cuatro elementos esenciales: nuestras pasiones, habilidades, las necesidades del mundo y las posibles recompensas. Este concepto no busca héroes, sino seres humanos completos, que encuentran significado en la rutina, que celebran la sencillez y que descubren en cada pequeña acción diaria una resonancia profunda con su propósito vital. 

La perspectiva Ikigai adopta un enfoque más holístico hacia la vida. Reconocemos que cada uno de nosotros es un conjunto de múltiples facetas y habilidades, que en su conjunto moldean nuestro propósito. No se trata sólo de alcanzar grandes metas, sino de honrar la multiplicidad de roles que desempeñamos en nuestras vidas: un amigo comprensivo, un trabajador entregado, un entusiasta aprendiz, un ciudadano comprometido con el cuidado del planeta y de los animales, etcétera. 

Aunque nuestras acciones pueden parecer modestas en su alcance, pueden tener un impacto significativo en el bienestar de otros, en la preservación del entorno o en el fomento de la comprensión y el bienestar común. 

Ikigai
Fuente: Economipedia 

La belleza en lo simple: un acercamiento a Ikigai 

En lugar de abogar por la grandeza de los logros, Ikigai nos anima a valorar los detalles: una sonrisa genuina, la meticulosidad en nuestro trabajo o cada instante de dedicación a nuestros seres queridos. Nos enseña que el valor de nuestras acciones no radica en su magnitud, sino en su autenticidad y en la huella que dejan en nuestro entorno; estos son fragmentos de vida que pueden estar impregnados de significado si los observamos con ojos curiosos y apreciativos. 

Además, al resaltar la autenticidad en nuestras acciones, el Ikigai fomenta la integridad en todo lo que hacemos. Nos invita a no buscar la perfección, sino a dar lo mejor de nosotros mismos en cada tarea, reconociendo que la verdadera recompensa no sólo radica en el resultado final, sino en el compromiso y la autenticidad que aportamos a lo que realizamos. 

Este enfoque nos aleja de la necesidad de compararnos con estándares externos y nos guía hacia un espacio en el que el valor se encuentra en la conexión genuina con lo que hacemos. Cada tarea, por sencilla que sea, se convierte en una expresión de nuestro Ikigai, una oportunidad para conectar con el mundo y con nosotros mismos de una manera auténtica y significativa. 

Personas levantando las manos

Conexiones culturales: la resonancia de Ikigai en México 

El espíritu del Ikigai, con su apreciación de la simplicidad y el propósito en las acciones cotidianas, encuentra un eco particular en el rico tapiz de prácticas culturales mexicanas. En México, conceptos como “la sazón de la vida”, que refiere a la habilidad de disfrutar y dar sabor a las experiencias diarias, o la importancia de “hacer barrio”, que valora la creación de comunidades unidas y el apoyo mutuo, reflejan esta afinidad natural con el Ikigai. 

Tomemos, por ejemplo, la ceremonia del “Día de Muertos”, una tradición que honra a los ancestros y celebra la continuidad de la vida más allá de la muerte. Esta práctica muestra la importancia de recordar y encontrar propósito en el recuerdo y la celebración, actividades que podrían parecer mundanas pero que son fundamentales para la identidad cultural y personal. 

 

Explora tu propio Ikigai 

A medida que exploramos el concepto de Ikigai, te invitamos a una reflexión personal para descubrir dónde se encuentra tu propio propósito en la vida. Aquí hay algunas preguntas para ayudarte a iniciar este viaje de autodescubrimiento: 

1. ¿Qué te apasiona? 

Tómate un momento para pensar en las actividades o temas que te emocionan y te hacen sentir vivo. ¿Qué actividades te llenan de energía y entusiasmo? 

2. ¿En qué eres habilidoso? 

Reflexiona sobre tus talentos y habilidades. ¿Qué tareas o actividades realizas con facilidad y destreza? ¿En qué destacas? 

3. ¿Cómo puedes contribuir al mundo? 

Piensa en cómo tus pasiones y habilidades pueden beneficiar a los demás o al mundo en general. ¿En qué formas puedes hacer una diferencia? 

4. ¿Qué te recompensa? 

Considera lo que te brinda satisfacción personal y gratificación. ¿Qué actividades te hacen sentir que tu esfuerzo vale la pena? 

Una vez que hayas reflexionado sobre estas preguntas, intenta identificar áreas donde se superponen tus respuestas. ¿Hay algún punto donde tus pasiones, habilidades, contribución al mundo y satisfacción personal convergen? Ese puede ser tu propio Ikigai. 

No te preocupes si no encuentras una respuesta definitiva de inmediato. El Ikigai es un viaje continuo de exploración y autoconocimiento. Estas preguntas pueden ser un punto de partida para comenzar a descubrir tu propio propósito en la vida. 

La Magia de lo cotidiano 

Recientemente, mi hija adolescente regresó a casa con una mezcla de ansiedad y confusión después de una charla de orientación vocacional en su segundo año de preparatoria. El maestro les instó a definir su propósito de vida y a elegir sus futuros estudios universitarios de manera inmediata. Sin embargo, en ese momento, le recordé a mi hija que hay una diferencia crucial entre el propósito de vida, la elección de la carrera universitaria y lo que uno aspira hacer en la vida. 

Estos son tres aspectos distintos, y llevaría tiempo y reflexión comprender cada uno de ellos. El propósito de vida se construye con el tiempo, a través de experiencias, autoexploración y aprendizaje continuo. Animémonos a explorar nuestras pasiones, a probar diferentes áreas de interés y a mantener una mente abierta, esto puede permitirnos descubrir gradualmente lo que realmente nos motiva y satisface. 

El Ikigai no es la gran solución a las interrogantes de la vida, sino una sugerencia sutil para observar cada momento con aprecio y descubrir que el propósito puede florecer en cualquier parte, quizás justo aquí, en este preciso instante. 

Deja un comentario