img-detalle img-detalle

Espontaneidad: un elemento decisivo para disminuir la ansiedad y potenciar el estado creativo

Nuestra sociedad, casi en su mayoría, está diseñada de tal manera que provoca y le da prioridad a los comportamientos previsibles o estereotipados, para obtener ciertos controles convenientes sobre los individuos que conforman dicha sociedad, disminuyendo así, nuestra espontaneidad y, por lo tanto, nuestra creatividad. 

En las siguientes líneas, resaltamos la importancia de saber que es posible reconducirnos a un estado de espontaneidad y creatividad mediante experiencias adecuadas, a través de nuestra vitalidad, nuestra energía psíquica y nuestra energía física, consiguiendo así, el máximo de congruencia entre racionalidad y emotividad. 

¿Qué es la espontaneidad?  

A la espontaneidad se le puede conocer a través de sus manifestaciones, porque se dirige a descubrir maneras satisfactorias de colocarse en el mundo. Está presente, de distintos modos, en todos los seres vivientes. Es un elemento que ha permitido la evolución de la vida en prácticamente todas sus formas, desde las más simples hasta las más complejas.  

Cuando movilizamos nuestras energías intelectuales, afectivas y/o físicas para interactuar con la realidad inventando respuestas adecuadas a cada situación, experimentamos el estado de espontaneidad. 

Es importante señalar que es un estado que constituye una forma de energía que dura sólo el tiempo en que se manifiesta. Opera siempre en el aquí y el ahora, y es capaz de generar respuestas adecuadas para situaciones nuevas, o            generar respuestas nuevas a situaciones ya conocidas.  

@rutina_diar1a

Qué es la imaginación creativa #briantracyenespañol #briantracy #seminariofenix #fenix #fyp #parati

♬ snowfall (Sped Up) – Øneheart & reidenshi

Las manifestaciones más evidentes de la espontaneidad las encontramos en las niñas y niños recién nacidos, y las vemos en toda la primera infancia, cuando, sin aprendizajes previos, parecen dirigirse por sí mismos a descubrir maneras satisfactorias, espontáneas, de colocarse e interactuar en el mundo.   

Espontaneidad y ansiedad  

La espontaneidad tiene una función contraria a la de la ansiedad. Ya vimos que la espontaneidad es la respuesta adecuada a una situación presente, por lo que, si hay plenitud de espontaneidad, habrá una respuesta adecuada a una situación presente y esto reducirá y eliminará la ansiedad. 

Al contrario, con la disminución de la espontaneidad, la ansiedad aumenta. Cuando la ansiedad alcanza altos niveles, se llega al punto del pánico.  

Espontaneidad y creatividad 

En cualquier acto espontáneo, puede encontrarse íntimamente unida la creatividad. Atendiendo a J. L. Moreno, en su libro Fundamento de la sociometría, ante cualquier situación de nuestra vida cotidiana, pueden ocurrir varias combinaciones entre espontaneidad y creatividad. Cuando se tiene espontaneidad, pero poco desarrollada la creatividad, se generan respuestas nuevas, pero inadecuadas. 

En edades tempranas, por ejemplo, cuando se está empezando a socializar en la escuela, niños y niñas actúan con toda la espontaneidad de que son capaces, pero en general su socialización es un tanto torpe, porque apenas se va construyendo la personalidad y la creatividad para relacionarse con los demás. 

Ahora bien, cuando se tiene espontaneidad junto a un máximo de dotes creativas, se genera la respuesta genial, como la de un artista que logra captar el flujo de información de su época, y coloca en el mundo una obra genial. 

Por último, sin espontaneidad la creatividad queda inerte, por mucho que se la posea potencialmente. El mecanizarse en extremo puede resultar en una pérdida de espontaneidad.  

Podemos decir que esta relación entre espontaneidad y creatividad es prerrequisito de toda experiencia creadora, generando así un elemento propulsor de la dinámica mental.  

¿Qué es un acto creativo? 

Hablamos de la que es posiblemente la forma más alta de la inteligencia conocida por la humanidad. En cada acción,            la encontramos en diferente medida, desde un grado máximo, como una acción original, vital y nueva, hasta un grado prácticamente nulo, en donde los actos son automáticos y repetitivos.  

El acto creativo no es sólo aquel que genera la genialidad de una persona, ya que todas las personas producen actos creativos en la cotidianidad ordinaria. La creatividad es uno de los fundamentos del crecimiento de individuos y de la sociedad misma. Sin embargo, para que la creatividad se desarrolle y se convierta en acción, necesita de la espontaneidad. Las personas somos espontáneas mientras buscamos comportamientos nuevos y adecuados a situaciones específicas, y somos creativas cuando los encontramos. El acto de la creación tiene lugar en el momento en que el objeto, a través de la acción, pasa de ser nada a existir.  

Hay que tener valor para transformar la realidad, romper esquemas, evitar cristalizaciones y enfrentar los riesgos que conllevan los cambios. Es la espontaneidad y la creatividad en su forma viviente lo que nos constituye como seres vivos.  

Por Rubén Reyes 

Temas Relacionados:

Deja un comentario