<p>Because I’m happy… Yellow Day o el día más feliz del año</p>
<p>Because I’m happy… Yellow Day o el día más feliz del año</p>

Because I’m happy… Yellow Day o el día más feliz del año

Nos aproximamos al Yellow Day o el día que se considera el más feliz del año. Pero ¿por qué se celebra? ¿Es cierto que este día somos más felices que otros? ¿Qué dice la ciencia al respecto?  

El origen del Yellow Day 

Un día de estos de junio te despiertas tarareando alguna de estas canciones y todo tu cuerpo se pone a tono: “Voy a reír, voy a bailar, vivir la vida, la, la, la, la…” o “Vamo’ pa’ la playa, pa’ curarte el alma, cierra la pantalla, abre la Medalla…” y tu estado de ánimo de inmediato se siente vigorizado. 

Parece que cada día del calendario nos sugiere que festejemos o conmemoremos algo en particular. El Yellow Day es una jornada que, en contraste con el Blue Monday o el día más triste del año, se ha establecido como el día más feliz de los 365 que tarda la Tierra en dar la vuelta al Sol. 

@larousse.magazine

El origen del #bluemonday y su creador #cliffarnall #voiceeffects #aprendeentiktok

♬ I’m Good (Blue) – David Guetta & Bebe Rexha

Tanto el Yellow Day como el Blue Monday, tienen su origen en 2005, cuando el psicólogo británico Cliff Arnall ideó una campaña de marketing para una agencia de viajes, en la que enunciaba que los terceros lunes de enero eran “los peores días del año”, pues se conjuntaban factores como las deudas de las compras navideñas, el clima y el desgano posnavideño, lo que hacía que las personas se sintieran desanimadas. 

La idea de la compañía de viajes era determinar cuál era la fecha ideal para comenzar a preparar las vacaciones de verano e incrementar sus puntos de venta. De tal modo que, para contrarrestar al Blue Monday, Arnall junto con otros colegas idearon el Yellow Day, donde se enfatiza la felicidad que nos produce este día en particular y donde el color amarillo cobra relevancia al estar relacionado con la vitalidad, la luminosidad y el optimismo (basta con ver el color con el que se representa la Happy Face). 

¿Cómo se determinó que el 20 de junio es el día más feliz? 

Arnall y sus colegas determinaron que el Yellow Day suele recaer de manera habitual en la tercera semana del mes de junio y para ello diseñaron una ecuación: O + (N x S) + Cpm/T + He. 

Por su significado en inglés (y como si se tratara de una canción de la Rosalía), las desmenuzamos de la siguiente manera: 

  • La O corresponde a Outside, hace referencia a estar en el exterior, la época en que permanecemos más tiempo al aire libre. 
  • N es por Nature, la naturaleza y la conexión con ella. 
  • La S hace referencia a Socialize, es decir, la socialización con otras personas. 
  • Las letras Cpm corresponden a Children positive memories, que representa los recuerdos positivos de la infancia. 
  • T es por Temperature, que indica que la temperatura se hace más cálida con la progresiva llegada del verano. 
  • Y finalmente He indica Holidays, es decir, las vacaciones de verano tan anheladas. 

Por supuesto que esta fórmula no tiene sustento científico, sino que simplemente conjunta una serie de factores que pueden incidir en nuestro estado de ánimo, pero no son determinantes para provocar nuestra felicidad. Por ejemplo, dicha fórmula sólo aplicaría para el hemisferio norte, donde estamos en vísperas del solsticio de verano mientras que, en el hemisferio sur, dicho fenómeno ocurre entre los días 20 y 23 de diciembre. 

Lo que es cierto es que, si estamos en esta mitad de la Tierra, en los días 20 y 21 de junio, el Sol alcanza su máxima declinación y mínima altura en el cielo, provocando que éstos sean los días más largos del año y con mayor exposición de luz. 

Y esto si es una evidencia científica: la luz del Sol promueve la producción de serotonina, una sustancia química que libera el cuerpo que influye directamente en el estado de ánimo, la memoria, el ciclo de sueño e incluso el deseo sexual. Aunque la serotonina no sólo se libera ante la exposición solar, sino con otras actividades como ejercicios o masajes, la luz natural si incide en nuestro ánimo. 

Pero ¿necesitamos un día para ser más felices que otros? 

En general, la felicidad está ligada a una idea de apreciación personal, cuyo carácter subjetivo varía según la condición social, la edad, el grado de cultura y la propia realización social. El ideal de felicidad de cada persona parte de su subjetividad, y es también el resultado de una construcción cultural y social. 

Debemos alejarnos de esta idea de que lo opuesto a la felicidad es la tristeza, pues de un extremo a otro hay espacios intermedios en los que podemos habitar sintiéndonos en calma y en paz con nuestra propia persona. 

Tener un día dedicado a la felicidad contribuye a plantearnos la idea o idealización que tenemos de ella, si ésta debe permear toda nuestra vida o si estamos tan inmersos en su búsqueda que no nos permitimos transitar por cada emoción que sentimos: tristeza, ansiedad o miedo. El Yellow Day, sin duda, puede presentarse como un día propicio para indagar y reflexionar en torno a estas cuestiones. 

Por Gabriela Sánchez Ibarra

Deja un comentario