img-detalle img-detalle
Artículos
y ensayos

Las diferencias entre un consumo responsable y el consumismo decembrino

COMPARTIR

Cada año, las ganas de regalar y recibir regalos, además del aguinaldo, nos pueden cegar y terminamos comprando cosas que en realidad no necesitamos. Aquí te damos una pequeña guía para un consumo responsable en estas fechas.  

Consumo responsable, ¿qué es? 

Para empezar a consumir de forma responsable, lo primero es ser conscientes de que los recursos del planeta no son inagotables. También es importante reflexionar sobre a quiénes les estamos comprando y si cumplen con ciertas normas éticas para la fabricación y deshecho de sus productos.  

1. Prepara sólo lo necesario 

El desperdicio de comida es uno de los problemas más grandes a los que nos enfrentamos como sociedad y, en esta época del año, resulta muy fácil comprar o preparar más de lo que en realidad vamos a consumir, y que muy probablemente terminará en la basura.  

En el mundo, cada año, se desperdician alrededor de 971 millones de toneladas de comida, de los cuales 564 millones provienen de los hogares, según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.  

@pamemogrovejoarias

Disfrutar la #Navidad no tiene que ponerte en aprietos #financieros #FinanciaEducation #TogetherBelong #Finanzas #parati

♬ original sound – @LaPame

Muchas veces, por seguir las tradiciones, preparamos platillos que no son del gusto de todos y ello provoca que se desperdicie la comida. Para evitarlo, planea tus comidas, pregunta a tus seres queridos qué les gustaría comer y calcula cuántas personas serán, para no desperdiciar.  

 2. Consume local, encontrarás de todo 

Una de las mejores opciones es consumir en comercios locales. Por ejemplo, en el caso de la comida, puedes acudir a tu mercado local para comprar los insumos que necesites.  

Según la FAO, las grandes cadenas de supermercados desperdician 11 kilogramos anuales de comida por persona, lo que en México significaría un estimado de 143.3 millones de kilogramos de alimentos desperdiciados.  

Asimismo, puedes hacer esto con otro tipo de artículos, por ejemplo, para comprar regalos. Si quieres regalar una vela aromática, seguramente encontrarás a algún productor local que las elabore y venda de forma artesanal, y por un precio similar al de las cadenas de supermercados o tiendas departamentales.  

3. Compra ropa responsablemente 

Mucho se habla de evitar comprar fast fashion, sin embargo, es importante que pongamos un poco de consciencia de clase en estas exigencias. Algunas personas sólo pueden gastar determinada cantidad de dinero en ropa.  

No es por defender al fast fashion, pero las grandes corporaciones que elaboran este tipo de ropa —por ejemplo: Romwe, Shein o Inditex (Zara, Bershka, Pull&Bear, etcétera)— deberían de ser responsables de la fabricación ética de sus prendas.  

@marianateranr

Tips de consumo consciente y responsable #medioambiente #sostenibilidad #sostenible #consumismo #consumoconsciente #consumoresponsable #nohayplanetab

♬ DESPECHÁ – ROSALÍA

Desde la adquisición de materias primas, salarios justos, jornadas laborales dignas y deshecho de residuos adecuados, las marcas que fabrican este tipo de ropa deberían hacerse responsables, sin embargo, no lo hacen, con la excusa de la oferta y demanda.  

¿Qué puedes hacer tú?  

Si sólo dispones de una cantidad limitada de presupuesto, compra sólo la ropa que necesitas o regala algo que sea útil por mucho tiempo, que además puedas y vayas a volver a usar. Comprar una prenda que usarás una sola ocasión no vale la pena.  

Compra o regala básicos para el clóset. Con los básicos, puedes hacer varias combinaciones y es ropa que no pasará de moda tan rápido.  

@marianateranr

Para ser consumidores más conscientes y responsables debes intentarlo #consumoconsciente #consumoresponsable #sostenibilidad #medioambiente

♬ I wanna ride I wanna ride – ⚔️☾☁︎к𝕖ⓝᶰᵉⓓ𝔂☁︎☽⚔️

No compres todo lo que está en tendencia, especialmente si sólo lo vas a comprar porque todos lo tienen. Al comprar ropa, reflexiona si realmente le darás el uso suficiente para sopesar si vale la pena comprarlo o no.  

4. Reduce, recicla y reutiliza (adornos navideños) 

Una vez que cae el aguinaldo, estamos deseosos de gastarlo a como dé lugar. No juzgamos, pues también nos ha pasado, pero es importante que te tomes unos minutos para reflexionar en lo que vale o no vale la pena comprar.  

Por ejemplo, si tú ya tienes un árbol de navidad artificial, reutilízalo lo más que puedas; sácale provecho a esa inversión. Lo mismo con los adornos: si tus esferas ya no te gustan, hay opciones para darles una nueva apariencia y reciclarlas.  

@crisstagram

¿Tu cual vas a poner y por qué? #ambientalismoscientifico #sustentabilidad #aprovechamientosostenible

♬ Christmas song “Let’s decorate” – 3KTrack

Si optas por comprar un árbol natural, asegúrate que provenga de sembradíos legales, y busca en tu localidad un centro de acopio para que, una vez que lo termines de usar, éste sea aprovechado al máximo y no termine en un tiradero de basura.  

5. ¿Regalarás artículos de tecnología?  

Si bien nos ha sido útil la tecnología en muchos ámbitos de nuestra vida, también ha causado grandes problemas de contaminación, ya que resulta muy difícil de reciclar y existen muy pocos centros de acopio para esto.  

Cuando planees comprar o regalar ya sea un celular, tablet o consola de videojuegos, asegúrate de varias cosas. La primera y más importante: ¿realmente lo necesito nuevo? Si ya tienes un celular y es funcional, no lo cambies, aprovéchalo lo más que sea posible, lo mismo con el resto de los productos electrónicos.  

@jorgeporcayo3

¿Sabes qué es el consumismo? #mercado #capitalismo #necesidades #consumismo #consumo

♬ Lofibeats chillhop(943906) – Enokido

En caso de que sea completamente necesario comprar uno nuevo, asegúrate de desechar de la mejor manera el producto antiguo, especialmente si tienen batería de litio. Lo mismo sucede con los juguetes; si es posible, elige aquellos que sean recargables, o elige la opción de baterías recargables, tal vez la inversión inicial sea mayor que unas pilas comunes, pero a la larga resultará más económico y amigable con el medioambiente. 

En resumen, el mejor consejo que te podemos dar sobre un consumo responsable es la reflexión. Tómate un par de minutos para pensar en la compra que harás. Hazte siempre estas preguntas para que tu compra valga la pena: ¿lo necesito?, ¿lo usaré con frecuencia?, ¿puedo consumirlo en un comercio local? Dirían las abuelas, “el horno no está para bollos”, así que tu economía y el planeta te lo agradecerán.  

Por Edith Cano Castillo 

Deja un comentario