<p><span class=5 películas de terror mexicanas que no te dejarán dormir 

" class="img-articulo-detalle larousse-img-desktop" src="https://laroussemagazine.mx/wp-content/uploads/2023/10/20_Peliculas-mexicanas-de-terror_COVER.jpg" /> <p><span class=5 películas de terror mexicanas que no te dejarán dormir 

" class="img-articulo-detalleM larousse-img-mobile" src="https://laroussemagazine.mx/wp-content/uploads/2023/10/20_Peliculas-mexicanas-de-terror_COVER.jpg" />

5 películas de terror mexicanas que no te dejarán dormir 

Nosotros somos los otros, los monstruos 

Guillermo del Toro. 

Dentro de esta selección, exploraremos películas de terror mexicanas que han marcado momentos significativos en la industria. Algunas de estas películas sirvieron como primeros pasos para cineastas reconocidos, mientras que otras fueron creadas por directores más experimentados.  

Estas películas emergen desde la incomodidad, la fantasía y la denuncia; se enfrentan valientemente a lo incorrecto en nuestro país. Cada una de estas obras ofrece una mirada única y perturbadora a la sociedad, mostrando el lado oscuro que a menudo preferimos ignorar. 

Cronos 

Mucho antes de recibir el premio Oscar y ganar reconocimiento en el género fantástico, Guillermo del Toro se aventuró con su ópera prima, Cronos. Esta arriesgada película es un reflejo claro de su amor por lo oscuro y misterioso, una respuesta visual, previamente explorada en su cortometraje Geometría, entre tonos fríos y ámbar. 

La trama sigue la historia de un vampiro mexicano, interpretado por Federico Lupi, quien se sumerge en la indecisión entre la inmortalidad y el precio de la vida, mediante el uso de un dispositivo antiguo. 

La película marca también el inicio de la amistad entre del Toro y Ron Perlman. Cautiva con un poderoso guion, Cronos se destaca por su poderoso diseño de producción, fotografía, maquillaje. Estilos distintivos que han marcado el cine de del Toro. 

Veneno para las hadas 

Hablar de Carlos Enrique Taboada es referenciar a un cineasta que ha dejado marca en el cine mexicano de terror y fantasía con obras como El libro de piedra o Hasta el viento tiene miedo. Y por supuesto, Veneno para las hadas no es la excepción.  

En esta cautivadora historia, Taboada nos presenta a Flavia, una niña que entabla una amistad con Verónica, una pequeña apasionada de los cuentos de hadas que asegura ser una bruja. A través de esta amistad, Flavia es atormentada, dando forma a una historia que se desenvuelve entre la magia de los cuentos de hadas y la inocencia infantil.  

Una narrativa impregnada de realismo mágico, donde la cámara adopta la perspectiva de un niño y aleja su mirada de los adultos para sumergirse en la inocencia infantil y, por qué no decirlo, también en su maldad. Todo ello en un mundo adulto que se presenta como imponente y gigantesco en comparación con ellos. 

Vuelven 

Elogiada por Guillermo del Toro y Stephen King, Vuelven, dirigida y escrita por Issa López, nos sumerge en una dolorosa narrativa donde la infancia se corrompe en medio del contexto del narcotráfico. 

En este mundo, un hilo de sangre persigue a los inocentes dentro un país plagado de desaparecidos. La historia gira en torno a Estrella, una niña cuya madre ha desaparecido, y encuentra consuelo en un grupo de niños sin hogar.  

Este grupo se asemeja a una manada de tigres que se protegen mutuamente en un mundo que los fuerza a crecer.  

Una historia llena de analogías sobrenaturales, dónde imágenes inanimadas, criaturas fantásticas y relatos entre el grafiti cobran vida, todo para decir “porque los tigres no tienen miedo”. 

Alucarda 

Son numerosos los mitos en torno al rodaje de Alucarda. Esta película se ha convertido en un ícono del cine de terror en México y fue una de las producciones más audaces de su época. 

Filmada en inglés, cuenta con un elenco conformado por actores mexicanos y extranjeros. Juan López Moctezuma se encargó de la dirección. 

La trama sigue la historia de Justine, una joven que acaba de perder a sus padres y encuentra consuelo y amor en Alucarda, una chica vinculada a entidades demoniacas, con quien establece un pacto de sangre.  

Ha servido de inspiración a cineastas mexicanos a lo largo de los años. Con toques surrealistas y un relato folclórico, plantea una visión donde la religión se convierte en una enfermedad y los pactos demoníacos se presentan como una salvación. Es un mundo donde ser rebelde se convierte en la vía para escapar de la represión. 

El escapulario 

Muchas de las películas sobre la Revolución en Mexicana en los años 60 servían como distractor para un espectador que buscaba refugio en un mundo olvidado, otros retrataban un tiempo olvidado mientras denunciaban sus injusticias.  

El escapulario, bajo la dirección de Servando González y la gran fotografía de Gabriel Figueroa, se destacó por sus enfoques visuales y narrativos poco convencionales para su tiempo. Amor, hermandad, muerte, música y venganza se entrelazan en esta obra. El escapulario cuenta la historia de una mujer moribunda que narra las vidas de sus cuatro hijos. Es una historia con elementos paranormales que se entrelaza a través de un escapulario y explora cómo este objeto puede significar salvación o perdición, dependiendo de las creencias y pasiones de los personajes. 

Este recorrido por las películas mexicanas de terror nos sumerge en diversos mundos, oscuros, llenos de misterio y con imágenes y sonidos, que incluso una vez terminada la película resuenan en el espectador. 

A través de estas obras, han desafiado las convenciones, mezclando lo paranormal con la realidad y enfrentando temas como la pérdida, la corrupción y la supervivencia. No sólo captura el lado más aterrador de la vida, también revela capas de la sociedad mexicana y muestra cómo dentro de ellas las personas pueden convertirse en sus propios monstruos. 

Por Alex Cervantes

Deja un comentario