img-detalle img-detalle

¿Inflación o extorsión?  Las causas del precio del limón y el aguacate 

El limón y el aguacate son los acompañantes de casi cualquier alimento, ya sea al añadir unas gotas de limón al consomé, a los tacos, en la fruta, hasta en la bolsa de papas que compramos en el carrito. Mientras que el aguacate lo usamos para acompañar un guisado, en rebanadas o al preparar el guacamole con un poco de limón en las comidas familiares. Pero, un momento… ¿Qué sucede?, ¿ya no podremos acompañar nuestros alimentos con ellos porque el limón supera los $90 y el aguacate los $80? 

 

Si tomamos en cuenta que en el último trimestre el limón tuvo un incremento de $15 a $21, hasta alcanzar el exorbitante precio actual, podemos preguntarnos: ¿A qué se debe su alto costo? Es cierto, algunos productos indispensables han aumentado su valor, pero en el caso de estos dos, el aumento fue repentino y seguimos sin dar crédito de sus causas. 

México: líder mundial de exportación de aguacate 

 

Para entender esta situación, es necesario contextualizarla. Un ejemplo de ello son los combustibles. Es sabido que la gasolina se refina, pero México no cuenta con la infraestructura necesaria para este proceso, por lo que el país no tiene más remedio que importarla muy a nuestro pesar. Caso contrario sucede en el sector alimentario, somos líderes productores de limón y aguacate a nivel mundial. Según datos de la FAO, México se ubica en el lugar 15, con un volumen total de 1.3 millones de toneladas de aguacate al año. De hecho, durante la final de la liga profesional de futbol americano en Estados Unidos (la famosa NFL) las exportaciones de aguacate tienen un incremento considerable por parte de México.  

 

Primera causa: la inflación 

Es bien sabido por todos que para el resto de los productos es mucho más fácil saber que el origen del aumento de sus precios se debe a la famosa inflación, como en la temida cuesta de enero, periodo en el que todos los productos suben, pero ese es otro tema (que puedes ver aquí)

Por otra parte, es importante destacar este dato: según el Banco de México, “La inflación acumulada al 10 de marzo de 2022 es de 7.19%, cuando en años anteriores ha sido de 3% y 4%”. Da para pensar, ¿cierto? 

 

Segunda causa: el crimen organizado 

El limón 

Existen otros factores que nos afectan, y no podemos negar que entre ellos está el crimen organizado. En el estado de Michoacán, una zona con un clima extraordinario para el cultivo del limón, el encarecimiento de este cítrico ha provocado que la distribución sea complicada, además de la exigencia de ciertas cuotas para los agricultores, las cuales oscilan entre los 500 y los 5000 pesos por volumen de carga. 

Como se menciona en el periódico La Razón: “El incremento se debe a las extorsiones que sufren los agricultores en el estado de Michoacán”, los cuales contemplan secuestros, derechos de piso e invasión de propiedades. Incluso podemos ver un antes y después en aquellas tierras, en las casas que actualmente lucen abandonadas y descuidadas, con huellas de las batallas entre grupos y con impactos de bala en los muros. 

Asimismo, como se comenta en una nota del periódico Excélsior: “Hay grupos criminales asentados en Apatzingán, Parácuaro y Buenavista los cuales limitan el paso y distribución del producto”.  

 

El aguacate: el “oro verde” 

En cuanto al aguacate existe un panorama similar: el estado de Michoacán también es el primer productor del llamado “oro verde” y es el responsable del 70% de la producción. Comerciantes, productores y empresarios están padeciendo todo tipo de extorsiones y han solicitado ayuda al gobierno federal para que les provean de seguridad. 

No es desconocido saber con exactitud cuál es el proceso del crimen organizado en la diversificación de sus negocios, pero es un hecho que termina afectando de manera directa al consumidor final.  

 

Entonces, ¿qué pasará? 

Hay otros alimentos indispensables, como el maíz, cuya producción en el planeta va a la baja debido al cambio climático y el aumento de aranceles, tal y como comenta Javier Aguilar Gómez, especialista en avicultura: “Los efectos climáticos de la Niña sobre las siembras de maíz y soya, la sequía y el calor, así como las precipitaciones pluviales muy escasas en el desarrollo vegetativo, son factores negativos para su desarrollo”. Y esto comienza a generar una reacción en cadena hacia otros productos. 

Entonces, ¿será que veremos pronto una disminución en el precio del aguacate y el limón? Es difícil asegurarlo, porque dependerá de los esfuerzos del gobierno federal y del estado de Michoacán para detener al crimen organizado y regular los precios entre los distribuidores. Ahora sí, a ahorrar limones debajo del colchón…  

Temas Relacionados:

Deja un comentario