img-detalle img-detalle

Chris Rock y Will Smith: una bofetada producto de un mito del amor romántico

Uno de los mitos del amor romántico que nos han inculcado en nuestra cultura es que “el amor nos hace cometer locuras”. Y eso podemos creer que fue lo que le pasó a Will Smith en la pasada entrega de los Oscar al golpear a Chris Rock en respuesta a la defensa de su esposa: Chris Rock hizo un chiste sobre el corte de pelo de Jada Pinkett Smith, y Will Smith subió al escenario para abofetearlo. 

Hablar del mito del amor romántico es fundamental para comprender por qué razón señalamos o no determinadas acciones o comportamientos; o por qué para algunas personas es válido responder con una cachetada, mientras que para otras la opción habría sido la denuncia, el diálogo o la evasión.

El sentido de propiedad: un resabio entre parejas 

Una de las razones por las que una persona puede responder violentamente frente a una broma como la que hizo Chris Rock es el pensamiento de que “el hombre debe de defender a la mujer”, y no sólo a la mujer en general, sino a su mujer exclusivamente. 

Heredamos esta noción de propiedad, sin exageración alguna, de la Edad Media, época en la que el amor cortés permeaba las relaciones entre los miembros de los estamentos superiores. Y la defensa a toda costa de la persona amada viene de allí como una herencia oxidada y carcomida por el tiempo. Defensa que, como hemos visto, cree justificada el uso de la violencia para tal propósito. 

El machismo y el amor romántico 

Sin embargo, en el caso de Will Smith y Chris Rock, no debemos dejar de lado que el chiste que Rock hizo del corte de Jada Pinket es misógino: “No puedo esperar a ver la segunda parte de G. I. Jane”, dijo el actor. Aquí, el chiste se vuelca sobre la idea de que una mujer con el pelo a rape la masculiniza inmediatamente y no es para nada algo inocente.

 

¿Ambos actores son culpables de haber caído en modelos de masculinidades tóxicas? En efecto. Uno por usar la “comedia” para ofender a una mujer, tachándola de masculina, y el otro por pensar que tiene el deber de golpear a otro hombre en respuesta por el chiste. 

¿Es necesario cambiar las formas en las que el amor romántico se excusa? Sí, y es un sí rotundo; sin embargo, también hay que voltear a ver, analizar y señalar las causas que originan los conflictos y que han pasado desapercibidas debido a su normalización. 

Éste que les contamos aquí es sólo uno de los varios mitos del amor romántico que siguen reproduciéndose en nuestra sociedad. Si quieres conocer otros mitos y cómo puedes detectarlos para dejar de reproducirlos, te recomendamos la siguiente nota.   

Por: Jair Cuevas Callejas 

Deja un comentario