<p><span class=Body positive, el movimiento que empodera los cuerpos 

" class="img-articulo-detalle larousse-img-desktop" src="https://laroussemagazine.mx/wp-content/uploads/2023/11/Body-positive-cover.jpg" /> <p><span class=Body positive, el movimiento que empodera los cuerpos 

" class="img-articulo-detalleM larousse-img-mobile" src="https://laroussemagazine.mx/wp-content/uploads/2023/11/Body-positive-cover.jpg" />

Body positive, el movimiento que empodera los cuerpos 

En los últimos años, un movimiento denominado body positive se ha colado en las publicaciones de redes sociales, especialmente de Instagram y Tik Tok. Este fenómeno, usualmente, está representado por mujeres de talla grande o curvys quienes apuestan por la “celebración, empoderamiento y normalización” de sus cuerpos. 

Pero ¿realmente a esto se refiere el body positive? ¿Cuándo surgió este término y a qué se refiere? ¿Es realmente tan “positivo” como se dice? En esta nota, te invito a averiguar acerca de esta expresión y sus implicaciones. 

¿A qué nos referimos con body positive? 

De acuerdo con la investigadora canadiense Jessica Cwynar-Horta, quien ha estudiado este fenómeno y sus alcances en las redes sociales, podemos describir al body positive como “positividad corporal”, un término que hace referencia a un movimiento social arraigado en la creencia de que todos los seres humanos deben tener una imagen corporal positiva, desafiando las normas en que la sociedad presenta y ve al cuerpo físico, pues se apuesta por la aceptación de todos los cuerpos sin importar la forma, el tamaño o la apariencia. 

A lo largo de los años, las personas han estado expuestas a una constante influencia que les ha impuesto ciertos estándares de belleza, mayormente dictados por la industria de la moda y la publicidad. Esta fuerte influencia mediática ha penetrado profundamente en la percepción de nuestros propios cuerpos, provocando problemas de autoestima y una sensación distorsionada de la identidad personal, lo que ha impulsado la aparición del movimiento body positive. 

@lafatshionista

⚠️Advertencia: sensible para personas con TCA⚠️ Hace un tiempo vi el video que usé de referencia para éste de @scarcuchi🌈 , donde ilustró cómo un comentario (o varios) pueden hacer que tu percepción de ti mismx y de tu cuerpo, se vayan al traste. Y de paso arrastren entre las patas a tu salud mental. Así que quise ejemplificarlo con un poco de mi experiencia y de la de muchas de ustedes. Hoy en el día mundial de la salud mental, es importante recalcar que la salud no es sólo lo que se mide físicamente, cuando se habla de salud, se debe SIEMPRE contemplar la mental y emocional. Los TCA son reales, la gordofobia es real y la violencia estética también. Los estragos muchas veces son silenciosos, a solas y sumamente destructivos. Cuidemos nuestra salud mental y la de los demás. No es sólo una opinión, no es sólo una sugerencia. No, nadie tiene por qué aguantarse tu comentario o crítica sobre su cuerpo. De 👏🏻 los 👏🏻 cuerpos 👏🏻 no 👏🏻se👏🏻 habla 👏🏻 #diamundialdelasaludmental #gordofobia #lafatshionista #saludmental

♬ sonido original – La Fatshionista

Los orígenes del movimiento body positive 

Los primeros indicios del body positive los encontramos en Estados Unidos, durante la década de 1960, y están vinculados al movimiento de “aceptación de la gordura” (Fat Acceptance Movement), que buscaba erradicar la discriminación hacia las personas debido a su peso o talla, así como el estigma de que las personas con sobrepeso son poco saludables o tienen problemas de salud. 

Con el tiempo, el movimiento se fue ampliando e incluyó otros aspectos considerados como “defectos corporales” por ejemplo el acné, la celulitis, las estrías y el vello corporal. 

Un segundo viso al movimiento se localiza en 1996, cuando Connie Sobczak y Elizabeth Scott, dos trabajadoras sociales clínicas, crearon la organización “The Body Positive” en respuesta a la muerte de la hermana de Connie, debido a un trastorno alimentario. 

El objetivo del organismo era replantear la manera en que las mujeres tenían pensamientos negativos sobre su propio cuerpo y apariencia física y, a través de capacitación y talleres, cambiar el enfoque sobre sus propios estándares de belleza. 

A partir del 2012, se puede identificar una tercera ola en donde, gracias al aumento de popularidad y el uso de las redes digitales, el body positive ha logrado tener una mayor presencia y ha crecido su reconocimiento a escala mundial. 

La premisa inicial de aceptación a la gente de talla grande se ha modificado a un abanico mucho más grande, donde se busca la aceptación, visibilización y representación de todo tipo de cuerpos y todo tipo de características físicas. 

@lafatshionista

La fórmula mágica para calcular nuestro “peso ideal” ya no es sostenible. De esto y más hablamos con @raquelobaton en el episodio 5 de Retando al Sistema: La nutrición necesita otro enfoque 🔥. Mira el episodio completo en @Podimo MX y usa el link de mi bio para obtener 45 días gratis 💜💜. #lafatshionista #retandoalsistema

♬ sonido original – La Fatshionista

Críticas al movimiento 

A pesar de sus buenas intenciones, el movimiento no está exento de críticas y desafíos significativos. Entre las principales críticas se destaca la preocupación de que la promoción excesiva del body positive pueda fomentar una mentalidad de complacencia en lo que respecta a la salud y el bienestar físico. Al celebrar y normalizar todos los tipos de cuerpo, algunos detractores argumentan que podrían desalentar la adopción de hábitos de vida saludables, lo que puede tener repercusiones negativas para la salud a largo plazo. 

Existe, además, la noción de que el movimiento ya está cooptado y comercializado por la industria de la moda y la cosmética, lo que podría llevar a una explotación del mensaje original del movimiento con fines de lucro.  

Algunas empresas han utilizado este movimiento para promocionar productos de belleza bajo la apariencia de promover la aceptación del cuerpo, lo que refuerza las contradicciones en la narrativa original. 

Otra crítica común es que el enfoque excesivo en la aceptación corporal puede disminuir la importancia de abordar problemas profundos relacionados con el aspecto físico, como los trastornos alimentarios, la dismorfia corporal y la presión social relacionada con la apariencia. Enfocarse excesivamente en la apariencia no aborda la raíz de estos problemas y subestima la necesidad de un apoyo psicológico y emocional más profundo. 

Además, también se ha señalado que la positividad corporal no aborda adecuadamente las complejas intersecciones de discriminación y el prejuicio experimentados por personas que no se ajustan a los estándares de belleza dominantes. Por ejemplo, el movimiento puede no abordar completamente la discriminación racial, de género u otras formas de exclusión que también impactan la autoimagen y la autoestima. 

A pesar de los beneficios en la promoción y aceptación del cuerpo y la diversidad corporal, el movimiento body positive no cesa de recibir juicios legítimos y desafíos que requieren un examen crítico. Una consideración rigurosa para abordar sus limitaciones y mejorar su efectividad en la promoción de la salud y el bienestar mental. 

Por Gabriela Sánchez Ibarra

Deja un comentario