<p>¿Confías en la alimentación actual de tu “perrhijo” o “gathijo”?</p>
<p>¿Confías en la alimentación actual de tu “perrhijo” o “gathijo”?</p>

¿Confías en la alimentación actual de tu “perrhijo” o “gathijo”?

En los últimos años, la industria relacionada con el cuidado de las mascotas ha crecido considerablemente a escala internacional. Nuestros perrhijos y gathijos se han convertido en los protagonistas del consumo de accesorios, ropa, servicios y, sobre todo, de alimentos. En plena crisis del coronavirus, la gente siguió adoptando perrhijos y, aun cuando el hecho de mantenerlos es costoso, las mascotas son compañeros de adultos mayores, baby boomers, generación x, generación z, o de millennials.  

¿A cuánto asciende la industria del alimento de perrhijos y gathijos? 

Un estudio realizado por el Grupo Amascota del Consejo Nacional de Fabricantes de Alimentos Balanceados y de la Nutrición Animal (Conafab), dio a conocer que la industria dedicada al mercado de alimentos para mascotas se cotizó por encima de los cincuenta mil millones de pesos al cierre del año 2021.  

La industria del alimento para mascotas no para de crecer y ni la pandemia ha frenado esta tendencia. Según un reporte de Grand View Research, para el año 2025, esta industria valdrá poco más de ciento trece mil millones de dólares. 

Mafalda harinas

Es complicado no estar de acuerdo con esta famosa frase de Manolito, amigo de Mafalda, porque la gran mayoría de marcas comerciales dedicadas a la comida para mascotas suele desarrollar todo tipo de estrategias publicitarias para vender sus productos. Pero ¿cuáles son los ingredientes que tiene esta comida que adquirimos para los lomitos, con tanto amor y sacrificio?  

Generalmente, se usan harinas de carne, pescado, pollo y hueso. Se trata de harinas cocidas y desecadas en un extrusor para, luego de otros procesos, rociar las croquetas con grasas y aromas, y así volverlas apetitosas. Hay diferentes calidades de harinas según la cantidad de hueso, pero algo que debes saber es que aquellas croquetas de muy bajo precio suelen tener cuernos, pezuñas y pelos de animal. Con este tipo de comida, las mascotas tardan hasta doce horas en digerirla y provoca digestiones muy pesadas a los gathijos y perrhijos.  

Comida para perrhijos y gathijos: la receta secreta  

Antes de Cristo, no había croquetas para perros ni para gatos, sin embargo, ambos tesoritos ya eran parte de la vida del ser humano. Hoy día, los fabricantes de comida para animales han hecho investigaciones sobre los gustos y manías de gatos y perros, es por ello que estos productos ofrecen diferentes tipos de fórmulas para todas las etapas de vida, incluyendo dietas para cachorro, dietas de mantenimiento, de rendimiento y también dietas para perros o gatos ancianos. 

perrhijos
Si tan bueno eres conociendo razas de lomitos, te retamos a que pases este quiz

Antes de que el alimento comercial creciera en popularidad, los baby boomers —generación mayor de 50 años— alimentaba a sus mascotas de manera natural, es decir, con comida que se preparaba en casa, con una mezcla de carne de caballo o de pollo que se ponía a cocer con sal, arroz quebrado y, finalmente, tortilla en pedazos: un banquete que los perros engullían a satisfacción 

@orejasynarices

#perros #mascotas #dietabarf #barfdiet #dietacruda #dogs #dogsofttiktok #dietanaturalparaperros #bienestarperruno #fyp

♬ love nwantinti (ah ah ah) – CKay

En el caso de los gatos, se preparaba algo similar, a base de rabadilla y retazo de pollo, con hígados frescos y alitas. Era una comida casera que los dueños de esos peludos preparaban con la convicción de ofrecer lo más económico, pero sano. Y es que, en ambos casos, las vísceras son proteínas y los cereales son una fuente de energía que, al combinarla, aporta vitaminas, minerales y ácidos grasos, además de una buena digestión. Recientemente, ha surgido una dieta BARF para perros y gatos que combina carne, legumbres y otros ingredientes para ofrecer una dieta mejor balanceada. Esta opción, que nos recuerda la comida que desde las abuelas ya se preparaba, no es del agradado de las empresas trasnacionales.  

La era Premium 

Con el argumento de que la carne fresca es muy cara para desperdiciarla, las estrategias de venta han ido cambiando y ahora la comida seca para perros y gatos promete ser más nutritiva. El atractivo comercial es un alimento “premium”, “super premium” o “prime”. Esta categoría no la otorga ningún organismo oficial, sino que son las mismas compañías de alimentos las que, con fines de mercado, establecen esta clasificación. Sin embargo, es importante considerar que uno de los factores que más influyen en la calidad de los alimentos premium es la digestibilidad: a mayor digestibilidad de un alimento, mayor aprovechamiento de sus nutrimentos. 

Frijoles con coles, gases a montones 

Si notas que tu perrhijo continuamente te avienta unos gases con un olor peor que los tuyos, significa que los ingredientes del alimento son de baja digestibilidad. Las flatulencias de tu gathijo o perrhijo están directamente relacionadas con los ingredientes del alimento (menor digestibilidad, más gases y posible mal olor). Los alimentos anteriormente mencionados, por ser de muy alta digestibilidad, no deberían producir a tus perros esos gases, flatulencias o como le quieras llamar.  

perrhijos
Aquí encontrarás un abanico de recetas saludables para ellos.

Entonces, si le das a tu perro o a tu gato alimentos con una alta proporción de ingredientes que no pueden ser adecuadamente digeridos, el resultado será que los componentes alimenticios fermentarán en el intestino grueso y, además de tener que soportar las flatulencias, tendrás que limpiar una gran cantidad de heces blandas. Si bien los valores de digestibilidad no se reportan en las etiquetas de los alimentos, el dueño de la mascota puede comparar alimentos de mayor o menor digestibilidad observando el excremento. 

Más transparencia para los perrhijos y gathijos 

Lo cierto es que no sólo se trata de oler y ver los excrementos, sino que lo fundamental es que las empresas no te mientan, porque como comprador tienes el derecho a saber qué le das a tus mascotas al alimentarlas. Ya es tiempo de que estos productos indiquen en sus etiquetas si los ingredientes que va a comer Tita, Marx, Delfina, o como se llame tu mascota, son de origen natural, si tienen o no conservadores y si están libres de transgénicos genéticamente modificados. Amar a nuestras mascotas no es sólo acariciarlas, sino cuidar que su alimentación sea un producto de calidad. ¡Te queremos, Delfina, te queremos! 

 

Por Angélica Sánchez Celaya 

Deja un comentario