img-detalle img-detalle

Paternidad activa, padres presentes, nuevas paternidades: ¿a qué se enfrentan?

Las nuevas paternidades son algo que nos preocupa más que nunca hoy en día. La historia de América Latina —si no es que de todo el continente— se ha caracterizado por la figura de un padre ausente. Sin embargo, y gracias a que la situación poco a poco está cambiando, podemos encontrar testimonios como el siguiente: 

Todos los días salgo antes de que Santi despierte. Hoy, se me olvidó el cargador del celular y regresé. Siempre lucha por abrir los ojos, pero le gana el sueño. Al oírme de nuevo, despertó de golpe, sonrió, y al ver que me iba a ir, rompió en llanto. Lo cargué, no pude consolarlo. Nos veremos casi a medianoche. Sólo se calmó cuando le dije que le hablaría por teléfono… y le di el celular de su mamá.  

¿Cuántos padres tendrán la oportunidad de vivir esta experiencia? La respuesta es que pocos, por dos razones de peso: no todos están dispuestos a hacerlo y quienes lo desean, trabajan en la formalidad y se enteran de que pueden pedir permiso, obtienen poquísimos días.   

@huracandreyfus

Papá presente #tevasamorir #diegodreyfus #huracandreyfus #padresehijos

♬ a permanent drift. – Woodsman

“Es tan satisfactorio involucrarse tanto, que creo que es un derecho (entendido como no-obligación) que el propio machismo les ha robado a los padres”, reflexiona el mismo hombre que nos deja sentir su pesar por no poder quedarse con su pequeño por más tiempo.   

Los permisos para la paternidad 

En el año 2012, la Ley Federal del Trabajo otorgaba cinco días de permiso de paternidad con goce de sueldo a los trabajadores formales cuando viven el nacimiento o la adopción de un hijo. En septiembre de 2021, hubo una reforma y el tiempo se amplió a 15 días.  

¿Alcanzan 15 días para establecer un vínculo emocional estrecho con la personita recién llegada a casa? Por supuesto que no. Y eso suele ser frustrante para los hombres que quieren hacerlo, sobre todo porque el tiempo no se detiene y su hijo e hija crece sin parar. 

@clothvader

#paternidad #paternidadactiva #paternidadpositiva #soypapa #papacasada

♬ The Magic Bomb (Questions I Get Asked) [Extended Mix] – Hoàng Read

Quienes decidieron que para los hombres dos semanas alcanzan para involucrarse en la crianza, no consultaron a los expertos. Ese tiempo no es suficiente para pensar que se logra la equidad entre mamá y papá, respecto al tiempo invertido en los cuidados de quien acaba de nacer. Además, la mujer es quien asume la mayor carga; el hombre se ve limitado en el ejercicio de su paternidad y en los beneficios que representa el estar cerca, tanto de la madre como de su hijo o hija.  

El papá presente: una nueva paternidad 

Por ejemplo, si el papá se bañara junto con su bebé, el contacto piel con piel beneficia el desarrollo y la maduración del bebé, sobre todo en los casos de nacimiento prematuro. Esa simple acción despierta en el padre una mayor sensibilidad y, con frecuencia, un mayor compromiso con el cuidado de sus hijos e hijas a largo plazo.  

De hecho, si el hombre acompaña de manera cercana el embrazo de su compañera, éste sufre alteraciones hormonales que influyen en cómo se vinculará cuando nazca su bebé: disminuye el nivel de testosterona en sangre y aumentan la prolactina y el cortisol.  

Esos cambios producen en el hombre mayor interés en el momento del parto y expresión de ternura hacia el hijo o hija, además de mostrarse más sensible al grado de responder inmediatamente al llanto y arrullarle para que se calme 

Si los padres tuvieran la oportunidad de involucrarse en los primeros meses de cuidado de cada uno de sus hijos e hijas, más hombres estarían vinculados con ellos y ellas amorosamente.  

Romper con el estereotipo del padre 

En 2020, existían en México más de 21 millones de padres con edad superior a los 15 años, según el Censo de Población y Vivienda 2020. El 94 % de ellos estaba casado o vivía en unión libre; pero las mujeres se encargan del 73 % del trabajo del hogar y de cuidados, mientras que ellos apenas el 27 %. 

Esos datos revelan que el estereotipo de que ser un buen padre sólo implica ser un buen proveedor económico aún es predominante. Mientras llegan las políticas públicas que permitan a los hombres estar más presentes en la crianza, aquí y ahora, los que tengan voluntad de cambiar el panorama pueden hacer lo que propone UNICEF para ser un padre activo 

  • Involúcrate en todos los momentos del desarrollo de tu hijo o hija: embarazo, nacimiento, infancia temprana, niñez y adolescencia. 
  • Participa en su cuidado diario con acciones como alimentación, paseos, enseñanza, ayudarla o ayudarlo a vestirse o dormir, etcétera. 
  • Brinda una crianza respetuosa: educa con buen trato y mantén un clima de diálogo y respeto con la madre y la familia. 
  • Estimula su desarrollo leyéndole cuentos, contándole historias, cantándole o poniéndole música, ayudando en sus tareas escolares, jugando con él o ella. 

¿El mundo sería diferente si los hombres se involucraran más en la crianza? ¿Seríamos una mejor o peor humanidad? ¿Formarían niños más sensibles, que a su vez aspiraran a ser buenos padres como los suyos? ¿Cómo te imaginas el mundo con dos o tres generaciones formadas con padres presentes y amorosos? Creo que todo sería mucho mejor.  

Y si quieres conocer más al respecto, consulta nuestra exclusiva sección de El Librero para padres. 

Por Georgina Montalvo Carrasco 

Deja un comentario