<p><span class=¿Qué pasaría si tu cerebro pudiera conectarse con la realidad y modificarla?

" class="img-articulo-detalle larousse-img-desktop" src="https://laroussemagazine.mx/wp-content/uploads/2023/09/PORTADA-1200-x-628-px.jpg" /> <p><span class=¿Qué pasaría si tu cerebro pudiera conectarse con la realidad y modificarla?

" class="img-articulo-detalleM larousse-img-mobile" src="https://laroussemagazine.mx/wp-content/uploads/2023/09/PORTADA-1200-x-628-px.jpg" />

¿Qué pasaría si tu cerebro pudiera conectarse con la realidad y modificarla?

Imagina un mundo donde en lugar de usar tu teléfono celular para googlear algo pudieras simplemente conectar tu cerebro a la red y obtener la información. Sería interesante tener tu propio traductor de idiomas cerebral y conectarte en el país que visitas para, automáticamente, adquirir el idioma por transferencia de potenciales cerebrales. Quizás has vivido algo parecido cuando te enamoras de alguien y aprendes más fácil su idioma simple y sencillamente porque estás en contacto con esa persona. 

En nuestro artículo sobre Telepatía y Jacobo Grinberg Zylberbaum, explicamos en teoría y con base en investigaciones hechas en laboratorios de la UNAM como, hasta cierto punto, la hipótesis podría tener cierto grado de validez, ya que está demostrada la conexión entre cerebros y la conexión con          la Lattice, que es la forma en que Grinberg llama a lo que conocemos como la Matrix, que a su vez sería algo así como      la red o campo informacional que nos rodea y con la cual,  por ahora, sólo tus celulares y computadoras pueden conectar. 

Tu mundo personal 

A decir verdad, lo que conocemos como mundo personal no es más que la interpretación que hacemos a nivel cerebral cortical de todos los estímulos con los que estamos en contacto a través de nuestros sentidos, es decir, la percepción que creamos a partir de lo que captan nuestros receptores de la vista, oído, olfato, gusto, tacto, sistema sinestésico (el que nos da información propioceptiva de nuestros órganos interno y movimiento) y el vestibular (que está en tu oído interno y te da sensaciones de gravedad y aceleración). 

Tu cerebro interpreta esta información y puede incluso interpretarla diferente que otras personas, ésa es la razón por la cual una misma sensación puede generar diferentes percepciones; por ejemplo, para alguien la música de un concierto es excitante y para otra persona con Asperger, puede ser una tortura porque es hipersensible. El estímulo puede ser el mismo, pero cada persona lo siente o interpreta diferente por sus cualidades físicas, fisiológicas o psicológicas. 

Mujer conectada

Nuestro mundo personal es tan diferente de persona a persona que bien podrían existir tantos mundos como seres que los habitan, ya que el mundo personal o lo que llamamos realidad es en sí lo que interpretamos de ella, razón por la cual a veces es tan difícil ser empáticos. En realidad, el mundo está en el ojo del observador y también el observador afecta a su mundo, a su realidad. 

La “realidad” 

La realidad puede ser afectada por el observador, un átomo puede comportarse como onda o cómo partícula con base en si es observado o no, lo cual es una muestra científica de cómo nuestra percepción del mundo puede afectar la realidad. 

Razón por la cual en este artículo planteamos la hipótesis de que tu mundo personal está interconectado con la realidad circundante y que puedes, si te lo propones con verdadera fe científica (esa que hace cientos de ensayos y errores hasta que la probabilidad de éxito se acerca cada vez más), hacer que tu realidad cambie a través del cambio de tu percepción. 

Es verdad también, desde otro ángulo, que consideramos real o realidad a todo aquello que nos rodea y que suele compartirse con otros. Una realidad que podría ser aún más difícil de intervenir ya que tendríamos que intervenir en la percepción      de la realidad de los demás. De ello hablaba Grinberg en su libro Psicofisiología del poder, donde explica el fenómeno que sobrepasa la “meritocracia” (cuando al creer que puedo, lo logro a través de mis tenaces actos), donde también puede ocurrir que hay gente que tiene un cierto “carisma o magia” y no se esfuerza tanto, pero sí logra alcanzar el objetivo de cambiar percepciones colectivas y por consecuencia realidades colectivas. 

Incluso existe una teoría de Rupert Sheldrake “la teoría de los campos morfogenerativos”, que habla de cómo si un solo individuo de la especie logra hacer ese tipo de cambios, el resto lo harán de manera casi inmediata por una especie de campo informacional energético, o morfogenerativo. 

Si quieres aprender a interconectar tu mundo interpersonal con la realidad y quieres saber más acerca de estas técnicas de conexión que podrían incluso ayudarte a modificar tu realidad personal y la colectiva, entonces te invito a recurrir a la meditación. 

Por Rosario Otero

Temas Relacionados:

Deja un comentario