<p><span class=Viajar: el camino hacia el crecimiento personal 

" class="img-articulo-detalle larousse-img-desktop" src="https://laroussemagazine.mx/wp-content/uploads/2023/12/10_Viajar_autodescubrimiento_COVER.jpg" /> <p><span class=Viajar: el camino hacia el crecimiento personal 

" class="img-articulo-detalleM larousse-img-mobile" src="https://laroussemagazine.mx/wp-content/uploads/2023/12/10_Viajar_autodescubrimiento_COVER.jpg" />

Viajar: el camino hacia el crecimiento personal 

En un mundo lleno de preguntas, ¿quién no se ha cuestionado alguna vez sobre el impacto transformador de viajar? Atravesar fronteras, descubrir nuevos horizontes y sumergirse en culturas desconocidas va más allá de la simple exploración geográfica. Viajar se convierte en un viaje hacia el crecimiento personal, una odisea que nutre la salud mental y emocional de manera única. 

¿Por qué viajar? ¿Cuál es la conexión entre explorar el mundo y nuestro bienestar interno? 

Comencemos con una pregunta aparentemente sencilla, pero profundamente significativa: ¿por qué sentimos esa atracción innata por descubrir lugares lejanos? Más allá de las fotos panorámicas y los recuerdos inolvidables, viajar despierta nuestra curiosidad innata y, al hacerlo, nos sumerge en un torrente de experiencias que moldean nuestra perspectiva del mundo y de nosotros mismos. 

Desde una perspectiva filosófica, el viaje se convierte en un espejo de nuestras propias emociones y pensamientos. La filosofía oriental abraza la idea de que el autoconocimiento es esencial para alcanzar la plenitud. Al explorar diferentes entornos y sumergirnos en diversas realidades, nos vemos confrontados con nuestras propias reacciones, deseos y limitaciones. Cada destino es un capítulo que revela una nueva faceta de nosotros mismos. 

La salud mental y emocional como maleta de vida 

Viajar no sólo nos lleva a lugares físicos; también nos transporta a estados emocionales y mentales inexplorados. Un estudio realizado por la Universidad de Cornell encontró que las personas experimentan un aumento significativo en la sensación de felicidad al planificar un viaje. La anticipación, la emoción de lo desconocido y la planificación de aventuras despiertan la dopamina, el neurotransmisor asociado con el placer y la recompensa. La expectativa de nuevas vivencias nos genera más felicidad que la espera por algo material. 

Al encontrarnos en entornos diferentes, nuestro cerebro se ve desafiado a adaptarse y aprender. Este proceso activa la plasticidad cerebral, fortaleciendo las conexiones neuronales y mejorando nuestras habilidades cognitivas. El viajar, entonces, se convierte en un ejercicio mental que va más allá de la mera observación, desafiando nuestras percepciones y ampliando nuestra comprensión del mundo. 

Descubrimos nuestro potencial en lugares inesperados 

Miremos a Greta Thunberg, la activista sueca que inició su viaje en solitario hacia la conciencia ambiental. Su travesía en un barco de vela desde Europa hasta América no sólo fue un llamado de atención sobre el cambio climático, sino también una lección sobre la autenticidad y el poder del individuo para generar impacto. 

Otro caso emblemático es el documental Pedal the world, con Felix Starck. Starck ha decidido recorrer 18 000 kilómetros en bicicleta durante un año y lo hará a través de 22 países diferentes que va mostrando en este tiempo. Podremos disfrutar de paisajes, costumbres, rutas, gastronomía y todo tipo de alojamientos. Este viaje emocional y personal lleva al protagonista a descubrir aspectos de sí mismo que nunca antes había explorado. 

Viajes cortos y sustentables: descubriendo con conciencia ambiental 

No es necesario atravesar continentes para emprender un viaje transformador. A veces, la magia se encuentra en la esquina de nuestra propia ciudad, en la tradición oculta de nuestro estado o en la riqueza cultural de nuestro país. Viajar corto y local no sólo reduce nuestra huella de carbono, sino que también nos permite descubrir joyas escondidas y conectarnos más profundamente con nuestra propia tierra. 

Los viajes sustentables son la clave para preservar la belleza de los destinos que exploramos. Al elegir medios de transporte ecológicos, apoyar negocios locales y respetar la naturaleza, no solo estamos explorando, sino también protegiendo lo que amamos para las generaciones futuras. 

La filosofía del viaje 

La filosofía sostiene que el autoconocimiento es esencial para la autorrealización. Al emprender un viaje, nos sumergimos en la autenticidad de la experiencia dejando atrás las máscaras que a menudo llevamos en la vida cotidiana. En la travesía, nos enfrentamos a nuestras emociones más profundas, descubrimos nuestras fortalezas y reconocemos nuestras áreas de crecimiento. 

El filósofo francés Albert Camus dijo una vez: “La verdadera generosidad hacia el futuro consiste en dar todo al presente”. En el viaje, nos regalamos momentos presentes, conectando con nuestra esencia y construyendo recuerdos que se convierten en la base de nuestro crecimiento personal. 

@xavithola

Nada mejor que esto… 🍂⛰️ #desestresante #vivirlavida🌺 #viaje #lapaz_bolivia🇧🇴 #elaltobolivia🇧🇴🥰 #pazmental #amoviajar❤️❤️ #⛰️ #🚐

♬ Lágrimas – Even Navarro

Un billete hacia el autoconocimiento 

Viajar es más que sumar millas y coleccionar sellos en el pasaporte. Es un camino hacia el autoconocimiento, una oportunidad de desafiar nuestras percepciones, experimentar nuevas emociones y construir recuerdos que dan forma a nuestra identidad. En cada destino, en cada encuentro, nos descubrimos a nosotros mismos de maneras que ningún aula académica podría replicar. 

Entonces, la próxima vez que sientas la llamada del horizonte, recuerda que estás dando pasos hacia el crecimiento personal. Viajar es la universidad de la vida, donde las lecciones se aprenden no sólo con la mente, sino con el corazón y el alma. ¿Listo para tu próximo viaje hacia el autoconocimiento? ¡El billete está en tus manos! 

Por Martha Albina De la Rosa 

Deja un comentario