img-detalle img-detalle

Se encontraron mensajes de ayuda en etiquetas de esta marca de fast fashion

En México y el mundo, Shein se ha coronado como la marca preferida dentro de la industria del fast fashion. Sin embargo, en los últimos meses ha enfrentado una crisis de marca, pues miles de usuarios han encontrado en su ropa mensajes de ayuda provenientes de sus maquilas. 

@bonnielou_x

Scares me more then how bad i need infills? #shein #sheinlabels #fyp #fypシ #haul #haulshein

♬ Spooky, quiet, scary atmosphere piano songs – Skittlegirl Sound

En las etiquetas se pueden apreciar mensajes como HELP” (AYUDA) o “NEED YOUR HELP” (NECESITO TU AYUDA), que han provocado miles de respuestas de los compradores y usuarios de internet. Han salido a la luz, por supuesto, las malas prácticas de esta compañía en cuanto a derechos y explotación laboral. 

Fast Fashion etiqueta romwe
Mensaje de ayuda en una prenda de Shein. Fuente de imagen: SoyCarmín. 

Un reporte de NGO Public Eye reveló que los trabajadores de Shein no están dentro de fábricas como tradicionalmente conocemos, sino que son familias ubicadas en las villas de Guangzhou, China que han adaptado sus hogares como maquilas. Es decir, que en un mismo hogar pueden trabajar los padres, pero también los hijos y otros integrantes como abuelos o tíos. Los trabajadores no tienen días de descanso, más que uno al mes; tampoco reciben un salario establecido, sino que éste dependerá del número de prendas maquiladas. Esto causa que la empresa no se haga responsable del número de horas que alguien decide manufacturar, el reporte indica que el promedio por persona (incluyendo a niños) es de 12 horas, para tener un salario que les permita cubrir necesidades básicas. 

Fast Fashion
Fuente de imagen: Level21mag. 

El éxito de Shein en la industria del fast fashion 

El éxito de Shein, no obstante, ha sido causado por los mismos compradores. Tan sólo la empresa del 2020 al 2021 creció un 100 %, su demanda aumentó y con esto la inversión en las aldeas chinas. Por ejemplo, el centro de distribución en Guangzhou recibió 2 mil millones de dólares para mejorar la cadena de suministro.   

La falta de responsabilidad como consumidores ha llevado a que marcas de fast fashion generen una cantidad inconmesurable de prendas que cambian mes tras mes en aparadores. No obstante, la culpa también va a la inversa. Empresas como Shein, Zara y H&M invierten miles de millones en publicidad digital y en calles para convencer a las personas de adquirir sus productos todo el año sin importar la temporada.  

La democratización de la moda del fast fashion 

Mientras que el haute couture (alta costura) se mantiene exclusivo para la clase alta, su difusión ha llegado a miles con la transmisión de las semanas de la moda en redes sociales y el streaming. Hoy, más que nunca, el fast fashion ha encontrado en éstas una oportunidad para vender más: imita colecciones enteras de diseñadores ya posicionados como Balenciaga, Versace o Yves Saint Laurent para hacerlas “accesibles” a diversos públicos que no podrían costear los precios exhorbitantes de aquellas marcas. 

Fast fashion etiquetas shein
Fuente de imagen: Maldita.es 

Si bien hay opciones low cost o ready to wear como Calvin Klein Jeans, Karl o Keneth Cole Reaction, en lugar de Calvin Klein, Channel o Keneth Cole, la realidad es que para gran parte de la población siguen siendo precios inalcanzables; en especial para países en desarrollo en los que unos jeans representan varios salarios mínimos. De ahí el auge del fast fashion, pues da la posiblidad de vestirse como en la pasarela sin tener que gastar tanto. 

 Los problemas ambientales del fast fashion 

Además de la problemática de derechos humanos y laborales en los que se ha envuelto Shein y otras, la preocupación va más allá: la huella ecológica es enorme. El mensaje que esta industria envía es que ahora que se tiene la posibilidad de estar en tendencia a bajo costo, se le exige al consumidor también estarlo al mismo ritmo.   

Marcas de haute couture lanzan dos colecciones al año: primavera-verano y otoño-invierno. Sin embargo, marcas como Shein suelen cambiar cada mes la colección, pues no se preocupan por el diseño original, sino por la apropiación de diversos diseños tanto internacionales como locales, que modifican ligeramente para evadir problemas legales. 

Fast fashion
F 

Así, en los últimos veinte años el promedio de veces que se usa una prenda antes de tirarla ha disminuido de 200 a 160. Esto no significa ciertamente que las personas estén tirando ropa de calidad, y es que la manufactura, al no tener un control de calidad, suelen llegar con errores o incluso con materiales baratos, para reducir costos. 

Si bien el reciclaje resolvería gran parte del problema, las empresas no tienen interés alguno por esto. La organización ambiental Earth declaró que la pérdida monetaria por la falta de reciclaje es de 500 mil millones de dólares anuales. No es raro encontrar a marcas como Shein o H&M quemando lotes enteros de ropa que no se vendieron en los últimos seis meses.  

Posibles soluciones al fast fashion 

Es difícil pensar que estas marcas cambiarán malas prácticas que además les resulta beneficiosas en cuanto a costo, pero sí se puede modificar nuestro consumo para no seguir apoyando dichas faltas a los derechos laborales y a la responsabilidad ambiental. 

@nadreyes

hoy fue día de buscar outfits bonitos ? compre más cosas bonitas pero me falto grabar ?? #ootd #fyp #paca #paquear #tianguischeck #tianguis #pacalover #secondhand #ropadesegundamano #fyp #fyp #parati #foryou #cdmx

♬ All Around the World(La La La) – R3hab / A Touch of Class

La ropa de segundo uso ha crecido como una solución entre los fashion lovers. También se encuentran prendas de diseñador en muchas ocasiones y el costo es incluso más barato que el fast fashion. Los bazares, mercados de paca o plataformas en línea son ideales para buscar second hand. 

No significa dejar de consumir, sino hacerlo de manera ética. 

Deja un comentario