img-detalle img-detalle

El ajolote mexicano: tesoro vivo de México 

El axolote o ajolote mexicano (Ambystoma mexicanum) es una especie de anfibio que se encuentra solamente en la Ciudad de México. Este extraordinario ser habita es endémico de la zona lacustre de Xochimilco. 

Una moneda y su poder simbólico 

Imagina que sostienes en tu mano un preciado billete de 50 pesos que muestra la imagen de un ajolote mexicano (Ambystoma mexicanum) que nada entre chinampas y canales de Xochimilco. Tal vez te preguntes: ¿por qué un ajolote? El ajolote es mucho más que un simple animal acuático. 

Recientemente, el Banco de México lanzó este nuevo diseño para celebrar el 500 aniversario de la fundación de México Tenochtitlan. La imagen del ajolote ha capturado la imaginación del público hasta el punto de que muchos se resisten a gastar el billete. Pero ¿qué hay detrás de este entusiasmo? 

Dos ajolotes mexicanos

La biología y la cultura: un punto de encuentro 

Desde tiempos antiguos, los mexicas consideraban al axolotl como el hermano gemelo de Quetzalcóatl, un ser sagrado. Este anfibio (pariente cercano de las ranas y salamandras) posee la asombrosa capacidad de regenerar extremidades perdidas de su cuerpo, incluso órganos, y a diferencia de otras especies no requiere pasar por una metamorfosis para alcanzar la madurez sexual, este fenómeno se conoce como neotenia. 

Su asombrosa capacidad regenerativa ha sido objeto de estudios científicos que buscan comprender mejor los procesos de regeneración celular. Los hallazgos en este ámbito podrían tener aplicaciones potenciales en medicina regenerativa para los seres humanos, como la cura de lesiones de la médula espinal o el tratamiento de enfermedades degenerativas. No obstante, a pesar de su fascinante biología y su relevancia cultural, el ajolote se enfrenta a una amenaza inminente. 

Actualmente, factores como la mala calidad del agua, la invasión de especies foráneas y el cambio de uso de suelo han reducido dramáticamente las poblaciones de ajolotes. Es aquí donde intervienen esfuerzos como el proyecto Chinampa Refugio de la UNAM y organizaciones como MOJA AC. 

Estas iniciativas se centran en la restauración del hábitat del ajolote en Xochimilco, así como en la reactivación de la producción chinampera, una forma de agricultura sostenible que ha existido durante más de dos mil años. Este punto es crucial porque el ajolote es una especie icónica y un depredador principal en la cadena alimenticia de los lagos de Xochimilco. 

Lo increíble de todo esto es que este tesoro biológico y cultural no se encuentra en algún rincón remoto del país, sino en plena Ciudad de México, en los canales de Xochimilco. Aún más impresionante es el hecho de que el ajolote es una especie endémica de México. Su existencia y bienestar están íntimamente ligados a un lugar específico en el mundo, lo que añade otra capa de urgencia a los esfuerzos de conservación. 

Ajolote mexicano

La elección y el futuro del ajolote 

En años anteriores, este asombroso anfibio se habría considerado poco más que un enigma biológico conocido sólo por académicos y científicos, pero hoy, gracias en parte a las redes sociales, la educación ambiental y el alcance de la cultura popular, el ajolote ha alcanzado un estatus de celebridad. 

Esto es crucial porque la visibilidad pública puede actuar como un catalizador para la acción colectiva. Pero ¿de qué sirve admirar la imagen de un ajolote en un billete si no se toma un momento para tomar conciencia sobre su situación actual? 

El ajolote mexicano es un tesoro vivo del Valle de México, vale la pena reflexionar si se está haciendo lo suficiente para asegurar su supervivencia y cuál es el papel que juega cada uno de nosotros en su conservación. Quizás la respuesta no está en este billete, pero tal vez sea la chispa que encienda la curiosidad y el interés por saber más. 

Por Juan Pablo Ramírez

Deja un comentario