<p>Así se habla en el norti y así mi’mo en el sur. Variantes del español en México</p>
<p>Así se habla en el norti y así mi’mo en el sur. Variantes del español en México</p>

Así se habla en el norti y así mi’mo en el sur. Variantes del español en México

¿Te ha pasado que visitas otra ciudad y te dicen que hablas cantadito? ¿Alguna vez has dicho que los yucatecos o los chihuahuenses “hablan chistoso”? ¿Has visto cómo se imita en la televisión el acento de los norteños o los veracruzanos? 

En México, existen muchas maneras de hablar. Nuestra lengua materna, el español, varía de pronunciación, acento o vocabulario dependiendo de la región en la que se hable. Incluso en una misma ciudad pueden existir variantes. A continuación, te invitamos a conocer por qué se da este fenómeno lingüístico y algunos datos curiosos sobre las variedades del español en México. 

El dialecto 

Un dialecto es una “variedad de un idioma”, según el Diccionario de la lengua española. El mundo es tan grande y los seres humanos tan diversos que no podemos pretender que uno de los aspectos tan relevantes de nuestra sociedad, como lo es la lengua, sea un ente homogeneizado. 

La diversidad da color a nuestras vidas y dice mucho de nuestros contextos. En el aspecto lingüístico, es fundamental estudiar sus fenómenos desde una perspectiva comunitaria, como afirma el investigador Pedro Martín Butragueño, quien parte del hecho de que la lengua incorpora parte de una “realidad comunitaria y social a los enunciados fónicos que presenta”. 

Hablas cantadito 

Las principales diferencias en nuestra habla se observan en la forma en que entonamos las palabras (el acento), la forma en que las pronunciamos y el vocabulario que empleamos. Esto no sólo tiene que ver con la región que habitamos, también influyen la edad y el estrato social, económico y cultural al que pertenecemos. 

Puede que hayas escuchado a alguien decir que los chilangos hablan cantadito. Por supuesto que no se refiere a la capacidad de los nacidos en la capital de entonar bellas notas; más bien, hace alusión al acento léxico que se utiliza en esa región. De acuerdo con Joaquim Llisterri, en el español, el acento en las oraciones se manifiesta acústicamente cuando “las vocales tónicas se realizan con una mayor duración que las átonas”. Aunque casi todos los mexicanos hablamos español, algunos pronunciamos las palabras con diferente entonación. 

El lingüista Juan Miguel Lope Blanch publicó el primer Atlas lingüístico de México en la década de los noventa, un extenso estudio que clasifica a las principales zonas dialectales del país, dando como resultado 11 regiones en las que se encuentran variantes del español mexicano. Se clasifican por zonas geográficas y son las siguientes: Noroeste, Noreste, Altiplano septentrional, Occidente, Altiplano central, Altiplano oaxaqueño, Costa de Guerrero y Oaxaca, Veracruz, Tabasco, Chiapas y Yucatán. 

Por ejemplo, en el Altiplano central y un poco en el Occidente (Ciudad de México, Puebla, Tlaxcala, Hidalgo, Estado de México y Aguascalientes) ocurre con mayor frecuencia el debilitamiento vocálico, es decir, cuando se pronuncia con menor fuerza una vocal semicerrada (/e/, /o/) que se encuentra antes de un sonido /s/ final, debido a que en esa región la pronunciación de dicha letra es tensa y larga, ensordeciendo de este modo a las vocales que la preceden. 

En la palabra entonces, la e de la última sílaba se pronuncia con menor fuerza; lo que da origen a que muchas veces pasamos de pronunciar entonces a ‘tonces e, incluso, ‘ton’s. 

Pero si el sonido /s/ es fuerte en el centro, en el sur (aunque también con mucha frecuencia en el norte) es débil, sobre todo cuando se encuentra antes de cualquier consonante nasal (/m/, /n/). Seguramente has escuchado a ciudadanos veracruzanos pronunciar la palabra mismo como mijmo; que no es que se pronuncie el sonido /s/ como /j/, sino que se relaja tanto su sonido que tiende a confundirse. 

@elchinofernandez

Tu queso pelaná 😂 #yucateco #elchinofernandez #parati

♬ sonido original – El Chino Fernández

“Te sabes varias” 

Otro aspecto relevante de los dialectos del español de México es el empleo del vocabulario. Es común que al encontrarse hablantes de distintas regiones tiendan a emplear palabras o locuciones que se enuncian diferente, pero tienen significados similares. 

Mientras que los regios pistean, los chilangos chupan, aunque en Chiapas el que se fue a pistear anda bolo, más al norte se diría que anda pedo; cuando en el Altiplano central algo impresiona a sus habitantes suelen decir “¡no manches!”, pero en Veracruz dicen “¡pa’ la mecha!”, y tal vez todas estas palabras o locuciones te parezcan complicadas, pero para los habitantes de Torreón son reborujadas. 

Muchas veces, el vocabulario típico de una región, el acento o la pronunciación pueden adoptarse por otra debido a la influencia de distintos factores; uno de ellos es la cultura pop. 

@estebanleyte

Cual es su acento chilango favorito? El mío el último #vibras #trend #chilangos #acento

♬ Se Te Nota – Lele Pons & Guaynaa

En la década pasada, varios músicos de la región noroeste sonaron con frecuencia en la zona centro del país, principalmente del género del rap. Artistas como Simpson Ahuevo, La Banda Bastön o Charles Ans contagiaron al público del Valle de México con su vocabulario. Una de las palabras que empezaron a utilizar sus seguidores fue chilo, que puede ser sinónimo de chido. No olvidemos también que los adjetivos bélico o buchón tuvieron un origen similar en la zona norte que se propagó al resto del país.  

Aunque hablamos de acuerdo con nuestro contexto, muchas veces, la convivencia con otros connacionales enriquece nuestro vocabulario, pronunciación e, incluso, entonación. Es parte de vivir en una sociedad. A final de cuentas, como dicen en la región central del país, reconocer las distintas formas de habla y utilizarlas en nuestra cotidianidad significa que nos sabemos varias. 

Y tú, ¿cuántas y cuáles te sabes? 

Por Cato

Temas Relacionados:

Deja un comentario