<p>Situación actual del agua en México y su importancia en nuestra vida</p>
<p>Situación actual del agua en México y su importancia en nuestra vida</p>

Situación actual del agua en México y su importancia en nuestra vida

A continuación, te enterarás de los datos más importantes sobre el agua: cómo se distribuye, la escasez y disponibilidad, la contaminación y la reutilización de las aguas tratadas en México. 

La danza del agua en el entorno y en nuestro interior  

El agua se encuentra en el cielo, en el mar, en el espacio exterior y fluyendo en nuestro interior; además, es más antigua que nuestro sistema solar. H₂O, molécula que se forma a partir de la unión de un par de átomos de hidrógeno con uno de oxígeno, ocupa aproximadamente entre el 50 y 70% del volumen de nuestros cuerpos, y cubre cerca de un 71% de la superficie de nuestro planeta 

México es considerado uno de los países más biodiversos del mundo. Alberga aproximadamente 200 mil especies, o sea entre el 10 y 12% de los seres vivos del mundo y, como ya mencionamos, el agua es fundamental para la subsistencia de cualquier forma de vida.

Esta danza del agua que habita en cada forma viviente también nos incluye. Está presente en cada gota de sudor que regula nuestra temperatura corporal, en cada lágrima derramada, en todas nuestras células, cumpliendo simultáneamente el rol fundamental de ser el principal transporte de múltiples moléculas en nuestro interior para mantenernos con vida. Por lo tanto, queda claro que somos agua en movimiento, pero ¿cómo se distribuye el agua en México? Vamos a averiguarlo. 

Distribución, disponibilidad y manejo del agua en México  

Del total de agua que se encuentra en la superficie terrestre, aproximadamente el 97.5% es salada y únicamente el 2.5% es agua dulce. Del 100% del agua dulce, el 99.7% se encuentra congelada en los casquetes polares y en los ríos subterráneos, y únicamente el 0.3% se encuentra en la superficie: en los ríos, lagos y lagunas del mundo. De esta agua, el 46.4% se encuentra con algún grado de contaminación, es decir que el agua potable disponible es relativamente limitada. Ahora vamos a dar un vistazo al agua en México. 

La mayor parte de la superficie del país se compone de tierras áridas o semiáridas, si has paseado por: las Baja Californias (Norte y sur), Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas, lo sabrás por experiencia. En esta región, sólo cae el 9% del total de la lluvia que refresca nuestro territorio nacional, por lo tanto, hay mucha escasez y estrés hídrico en la mayoría del país. 

Por otra parte, en la región centro, cae aproximadamente el 23.8% de las lluvias, mientras que la mayoría de las lluvias (67.2%) se precipitan sobre los estados del sur: Guerrero, Oaxaca, Chiapas, Tabasco, Veracruz, Campeche, Yucatán y Quintana Roo.  

¿Cómo usamos y tratamos el agua potable? 

Ahora vamos a los usos que se le da al agua potable, por ejemplo, la mayoría se va a la ganadería y agricultura, con el 76%, para surtir a los hogares se requiere de un 14% y la industria ocupa un 10% aproximadamente.  

¿Entonces, qué sucede cuando se utilizan estas aguas y se generan aguas residuales? 

De estas aguas sucias, sólo se trata en México el 20%. Hace falta mayor tratamiento de aguas residuales para usarlas en el riego de alimentos, jardines y usos recreativos. Cada 1000 litros de agua tratada cuestan en México casi cinco pesos, en la industria y en el campo se usan millones de litros de agua todos los días. 

Puede ser un lucrativo negocio tratar agua residuales y venderlas, además de ahorrar grandes volúmenes de agua potable que cuesta en la Ciudad de México entre $121 y $837 pesos por cada mil litros, a diferencia de los 5 pesos por cada mil litros (1 mᶟ) que cuesta el agua residual.  

En promedio, cada persona gasta 380 litros de agua al día. Para generar una hamburguesa, se requieren 2400 litros de agua, para generar un litro de cerveza se requieren 300 litros de agua, para hacer un microchip, 32 litros, etcétera. 

Cuidemos nuestros recursos y seamos más sustentables reutilizando el agua de la lavadora para el inodoro o captando agua de lluvia para reducir costos y daños a los ambientes naturales. 

Por José Antonio Rosas Herrera

Deja un comentario