<p>¿Por qué compartimos contenido en línea? La importancia de las emociones en las redes sociales</p>
<p>¿Por qué compartimos contenido en línea? La importancia de las emociones en las redes sociales</p>

¿Por qué compartimos contenido en línea? La importancia de las emociones en las redes sociales

En un solo día, las personas podemos experimentar una serie de emociones diferentes a causa de las redes sociales y las noticias que consumimos en internet. Una persona puede sentir empatía al solidarizarse con una tragedia ajena; fastidio al pasar mucho tiempo en una red social; o sentir odio al escuchar una opinión con la que no concuerda. 

A continuación, te contamos más sobre cómo el mundo digital se ha vuelto un espacio para la expresión de las emociones y afectos, y cómo la dimensión emocional en la red puede influir en la configuración de la identidad de una persona. 

Las emociones son la base en el acto de compartir contenidos 

Para crear y mantener relaciones sociales, es necesario compartir emociones. Las redes sociales tienen su razón de ser precisamente en crear y mantener vínculos y, para lograr esto, los usuarios comparten sus emociones y sentimientos sobre sí mismos, otras personas, cosas o situaciones que los rodean. 

Éste es un tema que se ha investigado ampliamente en el campo de la publicidad y el marketing, donde los autores coinciden en que generar emociones, como la sorpresa o la alegría, es un requisito necesario para que un video sea compartido con éxito en el entorno digital. Es decir, ya que las emociones también están en la base del acto de compartir contenidos y noticias en el mundo digital, se busca sistemáticamente involucrar al lector desde lo emocional más que desde lo intelectual. 

La manipulación de los algoritmos en las redes sociales 

¿Qué pasaría si se hiciera el experimento, con la ayuda de programadores de Facebook, de manipular el flujo de noticias de 690 000 usuarios durante una semana? La mitad del grupo recibiría mayor abundancia de noticias positivas, y la otra mitad del grupo recibiría noticias en su mayor parte negativas. 

La conclusión de éste polémico experimento, que de hecho fue realizado del 11 de enero al 18 de enero del 2012 por investigadores de dos universidades en Estados Unidos, fue que las personas que observaron más historias positivas en su flujo de noticias no tienden a expresar emociones o mensajes negativos, al contrario de las personas que vieron contenido negativo. 

El estudio nos muestra que las emociones expresadas por otras personas a través de Facebook influyen en las emociones del propio usuario; por lo tanto, para que se produzca lo que se ha llamado contagio emocional, no son necesarios los encuentros cara a cara. De hecho, dos de las principales características del entorno digital son las siguientes: 

  1. Hace falta la corporalidad de las relaciones sociales tradicionales.
  2. La comunicación no es necesariamente sincrónica.

La ausencia de estos elementos es los que nos pueden llevar a pensar que en el ámbito digital hay un ambiente más frío, por lo que se dificulta la expresión de las emociones. 

 

Entonces, si no existen estos elementos, ¿cómo es que las interacciones en las redes contrarrestan esta falta de corporalidad y sincronización en la información que sí está presente en el cara a cara? 

Expresar sentimientos y emociones en internet 

En un mensaje de texto, se puede expresar una cierta cantidad de emocionalidad con el uso de emoticones. O si la interacción es a través de una videollamada, existe reconocimiento facial y de voz, lo cual permite pasar una mayor cantidad de información emocional que en una llamada de voz. 

De la misma forma, cada entorno digital, como una red social, un chat, un podcast, o un blog, tiene diferentes posibilidades expresivas. Es esta gama de posibilidades la que nos hace decir con seguridad que las emociones tienen la misma fuerza que en las interacciones tradicionales. 

Así pues, dentro del mundo digital, la dimensión emocional atraviesa prácticamente todas nuestras interacciones; desde tomar la decisión de compartir un video viral o presionar el botón de Me gusta, hasta las motivaciones que tienen que ver con el contenido de las publicaciones o noticias. 

Por esto, resaltamos la importancia de reconocer al ámbito digital como espacio para la expresión de emociones y un lugar que contribuye a modelarlas y amplificarlas para que podamos ser mucho más conscientes en nuestras interacciones. 

En el mismo sentido, las emociones son usadas como recursos en la construcción de la identidad del usuario en los medios digitales donde la persona reafirma su concepto del yo al ser visible para los demás. 

Por Rubén Reyes

Temas Relacionados:

Deja un comentario