img-detalle img-detalle
Artículos
y ensayos

¿Ser latino, hoy en día, es una moda o reivindicación histórica? 

COMPARTIR

Como dice el contemporáneo filósofo puertorriqueño: “Ahora too quieren ser latinos”. Parece que el boom latino vuelve 50 años después, pero en la música; y todos quieren la estética, el ritmo y el sabor de la comunidad latina en sus canciones. Sin embargo, para entender qué está pasando y cómo se disparó este estallido de lo latino, debemos empezar por preguntar qué es la latinidad y cómo se construye para su consumo. 

Ser latino, ser hispano y sus fronteras 

Cuando, en 2019, la Rosalía ganó el MTV Video Music Award al mejor video latino por Con altura, la discusión y la polémica no se hicieron esperar: “Rosalía no es latina”, decían muchos; otros peleaban que era hispana, pero que eso era diferente; y algunos otros aseguraban que era tan latina como Celia Cruz. 

Fuera de la definición de que lo latino es “aquel idioma derivado del latín” —que volvería latina tanto a Rosalía como a cualquier persona de habla española, italiana, francesa, portuguesa, rumana y otras—, la concepción de ser latino ha traspasado la barrera del idioma y del origen. 

Rosalía Celia Cruz
Fuentes de la imagen: El País y Rolling Stone.

En la década de 1970, en EU, se nombró “hispano” a “todo habitante que hablara español”, con la finalidad de censar a la población de manera más exacta. Antes de eso, sólo existían tres opciones: blanco, negro y otro. Pronto, el término adoptó una connotación negativa, por su relación histórica con la llegada de los españoles a América, así que se empezó a utilizar el término “latino”, aunque tampoco quedó exento de negatividad. Al haber mayor número de población de ascendencia latinoamericana como mexicanos, colombianos, puertorriqueños, entre muchos otros, pronto se relacionó el concepto con esa comunidad del centro y sur de América, más allá del origen del idioma que tenían.  

Con el tiempo, las personas que fueron englobadas en ese grupo lo asumieron como una comunidad y lo integraron en sus vidas como símbolo de identidad. Así, un concepto que estuvo cargado de segregación y discriminación se llenó de sentido, significado y orgullo. 

La latinidad y lo latino en la actualidad 

Hoy, la “latinidad” se ha convertido en una expresión que combina culturas, identidades, historias y una forma particular de existir en un mundo globalizado, y se extendió hasta traspasar las fronteras del país del norte. Actualmente, nos sentimos más cercanos a California y Texas desde el río Bravo hasta Tierra del Fuego que a la península ibérica, aunque compartamos el idioma.  

Retomando el caso de Rosalía, Latinoamérica no reconoce a España o a Francia como “cultura latina” diga lo que diga la RAE, porque no hay una identificación de opresión como la hay entre otros países de América (de hecho, históricamente se les relaciona con el opresor, no con el oprimido). Así, la cultura latina se identifica con la lucha, resistencia, resiliencia, sabor, alegría, fraternidad y ritmo, a diferencia de lo que sucede con países europeos 

@rosariogarciag

Ser latina está de moda

♬ original sound – Maria del Rosario

Además, la acepción de la palabra latino, que se toma de la comunidad centro y sudamericana en EU, poco o nada tiene que ver con lo lingüístico, debido a que ellos son bilingües, sin que esto les reste latinidad. La mismísima texana Selena Quintanilla no hablaba nada de español cuando empezó a grabar en este idioma, pero eso no le impidió ser la reina latina del Tex-Mex. Por otro lado, su personaje en pantalla fue interpretado por otra leyenda latina que nació en el Bronx: Jennifer López. Ella, aunque no es de un país latinoamericano, representa la cultura latina en Estados Unidos, pues el concepto trasciende lengua, origen y geografía. 

Selena JLo
Fuentes de la imagen: Vogue.

¿Qué ocurrirá con lo latino entonces? 

A dichas figuras se pueden añadir las de Sofía Vergara y Salma Hayek que, aunque refuerzan el estereotipo de la “sexy latina fogosa”, no podemos negar que fueron abriendo el camino para muchos que vinieron detrás de ellas. Sin embargo, debemos reconocer que el estandarte del “orgullo latino” que dignamente llevaron por años los músicos de regional mexicano, como Los Tigres del Norte, los Fernández y Pepe Aguilar, hoy lo cargan traperos y reguetoneros como J Balvin (a Residente y a Nodal no les gusta esto) y Becky G, encabezados, sin duda, por Bad Bunny. 

@villapromotionmusic

Solo se dedica una vez 🥰💞 #regionalmexicano #musicamexicana #banda #corridos #julionalvarez #amor

♬ sonido original – ᴠɪʟʟᴀ ᴘʀᴏᴍᴏᴛɪᴏɴ ᴍᴜsɪᴄ

¿Por qué cantantes como C. Tangana han integrado elementos latinos a su música, o se presentan como latinos, en lo que podríamos calificar hasta de apropiación cultural? La razón cínica podría ser que es lo que hoy vende, pero desde mi propio orgullo latino, quiero pensar que es porque es la reivindicación histórica de una comunidad cargada de marginación y discriminación, que durante años trató de pertenecer a lugares que no la aceptaban, en busca de una vida mejor, o que sufrió de abuso y opresión por aquellos que hoy reconocen su riqueza cultural. 

Sea como sea, creo que Bad Bunny tiene razón cuando dice: 

Ahora todos quieren ser latinos. ¡No! ¡No! 

Pero les falta sazón, batería y reguetón…

 

Por Andrea Morán 

Deja un comentario